Seleccionar página

Las temporadas de rebajas suelen ser una excelente oportunidad para conseguir artículos que normalmente no se pueden comprar. Los precios son más accesibles ¿Pero es realmente un ahorro?

En la mayoría de los casos las compras se hacen a crédito aprovechando los meses sin intereses. Debe tener siempre presente que al final del día aunque haya sido o no una ganga, es una deuda.

Aprenda todo sobre la temporada de rebajas

Si aún está arrastrando deudas de la temporada de ofertas pasada, evite que suceda nuevamente. No es necesario que deje pasar dichas oportunidades, sino que sepa las estrategias que usan para que malgaste.

– Pague después, y se quedará sin dinero

Sin duda una de las estrategias más usadas es que no deba preocuparse por el pago ahora. Por supuesto que funciona, pero el pago llega después puntual y si no se ha organizado con su presupuesto entonces estará en problemas financieros. La respuesta por la que optan las personas es más deudas, un préstamo o un crédito.

Por más atractiva que parezca la oferta pregúntese si puede hacer los pagos después y si realmente lo necesita.

– Meses sin intereses

Las ofertas suelen ser más llevaderas a módicos precios y en cuotas más pequeñas sin pagar intereses. Suena perfecto hasta que no se pueden hacer los pagos comprometidos y se generan intereses. Entonces la compra ya no vale la pena y hasta se pueden conseguir problemas en el Veraz.

Si realmente necesita algo más costoso, es recomendable ahorrar para poder pagarlo de contado.

– Uso de la tarjeta de crédito

Se consiguen problemas al usar la tarjeta de crédito como una extensión de sus ingresos. Se pierde vista cuánto dinero se está gastando. También se puede olvidar fácilmente la fecha de pago y el mínimo a pagar.

Debe siempre tener en cuenta que a pesar de ser una gran herramienta financiera, los productos son un poco más costosos al comprar a crédito. Es el costo por apalancamiento. Se está utilizando dinero que aún no se tiene.

Necesidad inmediata

Las temporadas de rebajas dan la sensación de necesitar las cosas en el momento o se podría perder de cosas maravillosas. Últimos días, no puede perdérselo, son solo algunas de las frases más usadas. Haga caso solo cuando sean artículos necesarios.

Solución

Aunque ya se haya endeudado, esto puede funcionar como una lección para que no vuelva a suceder nuevamente. Por supuesto puede armarse de un presupuesto. No visite las tiendas ni navegue en línea sin saber realmente lo que busca. Si es débil evite las tentaciones.Límite la cantidad de dinero que está dispuesto a gastar en total, así no se sobrepasará.

Cuando se acerque la temporada organice sus finanzas y lo que realmente necesita comprar. Investigue los precios con anticipación para que supongan un ahorro. Muchas tiendas suelen aumentar los precios antes de iniciar y lo regresan al precio original.

Comentarios

comentarios