Seleccionar página

Si ha decidido tener una relación formal con su pareja, y en cuanto a formal me refiero a decidir dar el siguiente paso: el matrimonio. Es importante tener en cuenta que las finanzas tendrán un peso importante dentro de su nueva etapa, es un tema complicado pero es un tema del cual vale la pena hablar antes y después de tomar esa gran decisión.

Según la ley

Hay que recordar que ante la ley uruguaya si lleva más de 5 años viviendo con su pareja sin un matrimonio, es decir en concubinato, los preceptos sobre división de leyes se aplican automáticamente, en el artículo 3 de esta ley se cita “Los concubinos.. están obligados a contribuir a los gastos del hogar de acuerdo a su respectiva situación económica”.

Después del fin de la relación

Regresando al tema del matrimonio, su economía se puede ver beneficiada en cuanto a compartir gastos ya que ahora habrá dos partes que aportarán capital, sin embargo pueden presentarse problemas ¿Qué pasaría si deciden divorciarse? ¿Qué pasaría con los bienes adquiridos?

Veamos un ejemplo claro de lo que pasa con los bienes cuando una pareja decide separarse:

Supongamos que Rubén y Marta son unos felices novios, Rubén pasa a recoger a martha en su Sentra 2007 para pasear, ir al cine, etc.Hasta el día en que decide llevarla a un lindo restaurante y darle el anillo de compromiso. Marta y Rubén celebran la linda boda y tienen un matrimonio feliz, cuando están juntos, Rubén decide vender su Sentra 2007 comprar un Sentra del año, nuevo con una espectacular tapiceria.

Bueno dejemos claro que cuando estos chicos eran novios el Sentra 2007 pertenecía a Rubén y cuando se casaron y vendieron su coche 2007 para comprar uno del año automáticamente pasó a ser de ambos, ahora supongamos que tuvieron un problema irreconciliable y deciden separarse, este coche del año será repartido entre los dos 50/50 sin importar que el 80% sea de Rubén. Esto suena simple porque solo dos, ahora imaginemos que hubiesen decidido tener hijos las cosas se complicaron un poco, ya que va en juego la seguridad de los niños, los acuerdos para pago de manutención, custodias, juntas ante la ley, etc.

Aunque si de ahorrarse cualquier problema y realizar las cosas de la forma más sencillas entonces existe la opción de las capitulaciones matrimoniales. Se trata de acuerdos hechos previos a la unión matrimonial en los cuales se deja claro ante las autoridades en las regularizaciones económicas, en que caso se compartirá la titularidad de los bienes.

Nuestro consejo

– Si decide vivir en matrimonio deje claro antes de dar el primer paso sus términos económicos, si deciden compartir o si mantendrán sus bienes separados.

– El matrimonio no es una cuestión de intereses pero es un tema que va implícito. Si usted ha tomado la decisión es porque se encuentra seguro que la persona que está a su lado es y será su pareja para toda la vida, casarse pensando que tal vez se puedan divorciar o que algo terminará mal es una clara señal de que no debe dar ese paso. Construya un camino de estabilidad emocional y financiera.

Comentarios

comentarios